La rueda del año: Yule

Yule: El solsticio de invierno (en torno al 21 de diciembre en el hemisferio norte y al 21 de junio en el hemisferio sur) celebramos la fiesta de Yule. Es una festividad solar, que marca el día más corto del año, y de un modo u otro está presente en casi todas las culturas, solapándose con la celebración del Sol Invictus y el culto a Mitra en la antigua Roma, la Navidad cristiana, Hanukkah para los hebreos o, más recientemente, Kwanzaa entre algunos afroestadounidenses.

Simbología: Yule simboliza la fluctuación entre la luz y la oscuridad, bien como ciclo o como lucha. Es el día más corto del año, con lo cual la llegada del amanecer implica que la luz ha comenzado a ganar terreno de nuevo, a pesar de que todavía lo más frío del invierno está por venir. Esto puede simbolizarse con el sacrificio del Dios ante la Diosa, para garantizar el regreso de la vida; o con el tronco o la vela de Yule, que debe arder durante toda la noche, recordándonos que la luz puede resistir hasta el momento más oscuro.

Correspondencias mágicas: Yule es un momento de celebración, pero también de resistencia. Nos recuerda la capacidad de superar las mayores dificultades, con lo cual es una buena ocasión para llevar a cabo trabajos mágicos relacionados con la protección y el refuerzo a nuestros seres queridos y a nosotros mismos. Además, puede aprovecharse el tronco/fuego de Yule para potenciar hechizos, haciendo que ardan con él o dejándolos bajo la vela toda la noche.

Una reflexión: para mí, el solsticio siempre tiene un elemento central de resiliencia, es un recordatorio de podemos, con lo cual, además de encender un fuego por la noche, me gusta dedicar unos momentos para contemplar con calma la primera luz del día, y meditar sobre lo que he conseguido en el último giro de la rueda del año y recordarme todo de lo que soy capaz.

Madre Tierra, Padre Cielo, gracias por acompañarme en este giro de la rueda del año. Dadme fuerzas y resistencia para continuar otro más, y no permitáis que olvide todo de lo que soy capaz.

Deja un comentario