La rueda del año: Samhain

Samhain: Samhain es la festividad que corresponde a la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre en el hemisferio norte (1 de mayo en el hemisferio sur). Es una de las cuatro festividades no astronómicas, es decir, días fijos, que tienen una mayor carga simbólica. Para la mayoría de los neopaganos suele considerarse como el comienzo de la Rueda del Año.

Simbología: tradicionalmente se considera que en Samhain el velo entre los mundos es más fino y más sencillo de atravesar. Esto puede reflejarse en aquellas culturas que lo identifican con el culto y el recuerdo de los antepasados (como el Día de los Muertos en México o Todos los Santos en España), pero también en aquellas tradiciones relacionadas con las hadas y los seres feéricos. Por eso son importantes las velas y luces, que guían a los espíritus de los antepasados de vuelta a casa para aconsejar y proteger a sus familiares.

Correspondencias mágicas: al ser un punto de comienzo, Samhain es una fecha especialmente buena para llevar a cabo magia de adivinación que nos aconseje sobre lo que va a traer el siguiente giro de la Rueda del Año. También es un momento ideal para llevar a cabo rituales que busquen la protección y el bienestar de aquellos a los que amamos. Es una fiesta de origen celta, a pesar de lo cual no hay diosas tradicionalmente relacionadas con ellas, por lo que es un fecha perfecta para hacer presentes a todas aquellas deidades que quieres que te acompañen a lo largo de los siguientes meses, recordando el lugar que tienen en tu vida.

Una reflexión: como todos los días no astronómicos, Samhain es una fiesta que ha estado ahí siempre, con lo cual se acumulan y entremezclan distintas tradiciones. Los niños quieren salir a pedir caramelos, los dulces tradicionales están por todas partes (en mi tierra, huesos de santo y buñuelos). En estos días tan eclécticos, creo que es importante entender que la wicca no se basa en la oposición, sino en el sincretismo, en reunir todo aquello que te hace feliz, y darle forma. Para mí, es una fecha en la que comparto aquello que le gusta a mi familia y a mis seres queridos, y después guardo un momento para sentirme también feliz con lo que soy, y enfocar ese amor y esa energía hacia las personas que me rodean y que creo que más lo van a necesitar.

Hécate, protege a los que amo y permite que alcancen su destino; Hestia, alimenta el fuego y el amor que nos rodean; Atenea, acompáñame y guíame en el camino que me aguarda delante.

Deja un comentario