Diosas y dioses (I) – Una introducción

La diosa Cibeles, Magna Mater en Roma

Igual que sucede con el concepto de magia, no hay una definición única de lo que representan las diosas para las wiccanas, y probablemente una parte esencial del camino de autoconocimiento sea llegar a comprender qué papel tienen los dioses en tu vida.

Empezaré por lo tanto explicando qué es una diosa para mí. Una diosa es un arquetipo cultural. Es un concepto que concreta una serie de valores y de aspectos de la realidad. Para mí, por ejemplo, Atenea es importante no porque exista en lo alto del monte Olimpo, ni porque sea una entidad en un plano energético superior, sino porque me recuerda la importancia de la palabra para conseguir las cosas, y la necesidad de planificación antes de enfrentar cualquier proyecto. Por eso es mi diosa de cabecera.

¿Es posible la wicca sin diosas? Del mismo modo que sería posible la wicca sin magia, pero ambas cosas son una parte enormemente rica de lo que significan las prácticas wiccanas, y mi impresión es que sin cualquiera de ellas me faltarían cosas.

Ahora bien, suponiendo que quieras incluir a diosas en tus prácticas, ¿cuál sería el camino? Pues ante todo leer, conocer, buscar. Primero, pensar qué panteón, qué conjunto de deidades te resulta más atractivo (celta, grecolatino, egipcio, etc.). Gran parte de la wicca tradicional acude a las deidades celtas, pero por cultura, por ejemplo, yo me siento más cercano a lo grecolatino, y he conocido bastantes wiccanas que se sentían muy próximas a las diosas egipcias. Conoce su historia, sus características, su papel en el mundo. Busca qué resuena en tu interior, con cual te identificas. Pero conocer no conlleva necesariamente elegir. El enfoque ecléctico de la wicca hace que podamos trabajar con diferentes diosas según los aspectos que queramos potenciar. Así, acudir a Atenea puede ser útil para preparar una charla o tarea académica, mientras que la sanación podría estar más vinculada a Isis. Y quizás, sin que llegues a emplear sus aspectos nunca, tal vez con quien te sientas más identificada sea con Morrigan. No importa. Somos seres plurales y fluidos. Ser, elegir, vivir junto a una única diosa sería olvidarnos de la posibilidad de cambio.

Las diosas siempre han reflejado aspectos de la realidad y del propio ser humano. Conocerlas es aprender un poco más a conocernos a nosotras mismas.

Atenea

5 comentarios

  1. Qué interesante todo tu contenido! Recién lo descubro, ojalá no lo dejes.
    Pd: ¿Me recomiendas algún libro sobre estas cosas? Me da curiosidad.

  2. Ricardo J. Ramos

    Hola, Juan. Estoy investigando el tema de la Wicca y, en concreto, el del Dios y la Diosa. Leo en este artículo y en otros que cada uno escoge sus deidades y que debe de leer sobre los dioses de los diferentes panteones que existen y han existido y ver con cuál de ellos y con qué divinidades se siente identificado y luego escoger sin prisas. Es aquí donde me surge la duda. Una vez escogidas las divinidades, las que sean, entiendo que se les rinde culto de alguna manera buscando esa conexión con ellas y se solicita su ayuda en las prácticas. En este sentido, se cree que esas divinidades existen de algún modo. Este es el punto que se me escapa: ¿todas las divinidades a las que se ha rendido culto a lo largo de la historia existen para la Wicca? Supongamos que invento una deidad y otra persona me pregunta por ella y yo le transmito las cualidades que le he atribuido, pero sin decirle que es un invento mío; si esa persona decide tomar esa deidad como titular, estaría rezando a una invención sin respaldo real, ¿no? ¿Cuál es el fundamento de esto? Siento que no termino de entenderlo y me surgen dudas sobre la validez de rezar a una deidad que, a fin de cuentas, sería igual que hacerlo a, por ejemplo, Harry Potter. Tengo claro que no termino de comprender el proceso y te agradecería un poco de luz. Gracias de antemano.

    • No hay una creencia unitaria. Para algunos wiccanos las deidades existen como seres independientes, pero para otros son solo arquetipos, conceptos que reflejan aspectos del ser humano y que nos ayudan a canalizar nuestro potencial. La wicca, por su punto de partida, tiene como referencia deidades históricas, pero hay otras corrientes de la magia moderna que pueden utilizar deidades “inventadas”, como tú bien dices, que es lo que hace la magia del caos, por ejemplo.
      Hay que tener en cuenta que la Wicca es una religión mágica, pero una religión. Y todas las religiones tienen un punto en común: creer. Tú decides creer en eso. Los griegos sabían que si subían al Olimpo no encontrarían a nadie, pero consideraban valiosos los símbolos y las tradiciones de sus dioses.
      Al fin y al cabo, eso es lo importante, lo que somos capaces de creer. Si tú inventas un dios o diosa, como dices, y lo incorporas en tus ritos, y te da fuerzas para lograr tus objetivos, es válido. Porque, si partimos de la antropología, no olvidemos que todos los dioses los ha creado alguien. Y otros han añadido, modificado, retocado y transformado su historia.
      Tratando de resumir, tal y como yo lo entiendo, para la Wicca, en abstracto, ni existen ni dejan de existir las deidades. Son caminos que tú eliges. Para cada practicante individual, la respuesta será diferente. Y eso es lo bueno y lo malo de este camino, que no hay un dogma unificado, ni se busca.
      El problema que encuentras es quizás el concepto de rezar. Rezar es pedir que algo que existe fuera de ti haga algo. Cuando un wiccano invoca a una deidad, lo que quiere es que los aspectos de ese dios o diosa brillen con más fuerza en su interior. Así, Atenea me ayuda a convencer y razonar, Zeus a ser justo en las decisiones, Deméter me conecta a la tierra. No me importa que no existan. Son las historias con las que decido vivir.
      Y, si quieres incluir en tus ritos a Harry Potter, Cthulhu o el Gran Espaguetti volador, no serías el primero en hacerlo, tengo por seguro.
      Espero haber solucionado más dudas de las que he creado.
      Un saludo,
      J.

      • Ricardo J. Ramos

        Muchas gracias por la aclaración. Creo que ahora comprendo el concepto. Al final se trataría de adoptar una concepción válida y útil para nosotros como individuos y que nos ayude a conseguir nuestros objetivos. Si lo creemos, para nosotros funcionará.
        Te agradezco mucho la amplitud y claridad de tu comentario y el trabajo que te has tomado. Me has ayudado mucho.
        Un cordial saludo y enhorabuena por tu blog.

Deja un comentario