¿Qué es la magia?

Históricamente, la magia se ha entendido como la capacidad de alterar la realidad mediante la voluntad, frente a los poderes religiosos, mediante los cuales una fuerza externa es la que afecta a la realidad.

Para que se entienda, el pensamiento mágico utiliza siempre una relación causa-efecto: ciertas acciones siempre producirán un mismo efecto, con el que tienen que ver directamente. Por su parte, el pensamiento mágico considera que ciertas acciones pueden provocar que un dios lleva a cabo lo que deseamos, o no, sin que haya una verdadera conexión entre una cosa y otra.

Para comprender cómo funciona la magia en la wicca (y la magia moderna en general) hay que entender que el funcionamiento de esta puede enfocarse de tres formas posibles:

  • La magia es una fuerza externa a las personas, y las brujas la manipulan para modificar la realidad.
  • La magia es una fuerza interna, que la bruja emplea para afectar a la realidad.
  • O bien la magia es una herramienta psicológica que la bruja utiliza para modificarse a sí misma.

Esas distintas opciones son incluso intercambiables, según el momento vital.

Sea cual sea el enfoque (y yo tengo totalmente claro cuál es el más sano), hay un elemento esencial que todo wiccano acepta:

La magia es una fuerza natural

¿Y qué quiere decir eso? Que no puede hacerse con ella nada imposible. La mayoría de las brujas te dirán que la magia les ayuda a sentirse mejor, a ser más productivas y a tener suerte. Nada más. Y nada menos, claro.

Una vez entendido eso, si quieres saber más sobre magia, encontraras esa información por todas partes en esta web, clasificada atendiendo a si es magia que suele emplearse en la wicca o en otras tradiciones de magia moderna.

Comentarios cerrados.