Un hechizo simple con vela

Hechizo simple con velaSuponiendo que tienes claro el concepto de visualización, ya estás preparada para llevar a cabo un hechizo simple con vela. En realidad todos los trabajos mágicos parten de los mismos conceptos teóricos, pero a veces es complejo entender de lo que se está hablando si no tienes unas ideas claras en mente, así que partamos de  la parte práctica de la magia antes de seguir ahondando en lo que hay detrás.

En primer lugar necesitarás una vela, del color que te parezca adecuado (ya hablaremos más adelante de los colores y sus correspondencias), que no sea demasiado gruesa. Una vela alargada “normal” puede tardar seis u ocho horas en consumirse si no hay viento, y la idea es que la dejemos arder entera, así que no podemos coger un velón ni nada parecido. Además hará falta alguna herramienta punzante, como un palillo de dientes, un punzón propiamente, o un cuchillo, teniendo cuidado. Y, lo más importante, tener completamente claro lo que queremos conseguir.

Para decidir nuestro efeco debes tener en cuenta que la magia funciona mejor con cuestiones generales que con cuestiones concretas. Por ejemplo, es más fácil hacer un conjuro para mejorar la situación económica que para conseguir un trabajo concreto, pero ambas cosas son igual de válidas. Así mismo, la magia que nos afecta directamente a nosotros es más sencilla que la que afecta a otras personas.

Sea cual sea el caso, entra en estado de meditación, aclara la mente y trata de resumir lo que quieres lograr con tu magia en dos o tres palabras. Suerte, trabajo, tu nombre. Concentración, exámenes, tu nombre. Algo así. Una vez tengas las palabras claras, utiliza una herramienta adecuada para grabarlas en la vela. Lo más cómodo suele ser escribir en vertical una letra tras otra (ojo con las palabras demasiado largas), y hacer trazos rectos (en vez de una o, un rombo), pero eso ya depende de la pericia de cada una.

Con la vela grabada, enciéndela y continua visualizando lo que quieres conseguir, con todos los detalles posibles. Es el proceso de visualizar lo que carga de energía el conjuro. Una vez que consideres que has aportado todo lo posible, puedes dejar arder la vela de forma vigilada, o bien apagarla y volverla a encender en otro momento, reforzando así la energía que has enviado.

Un último consejo, esencial. La magia es algo natural. Si no haces cosas por ti misma, por mucha magia que inentes, no conseguirás ningún resultado. Si no estudias, no aprobarás. Si no buscas trabajo, no lo encontrarás. Con lo cual todo hechizo sólo podrá ayudarnos en la medida en que nosotras nos ayudemos a nosotras mismas.

La magia es algo que hacemos además de llevar a cabo todas las acciones posibles, no en lugar de ellas

Deja un comentario