Wicca de coven frente a wicca solitaria 

Al menos hoy en día la wicca es una práctica esencialmente ecléctica. ¿Qué quiere decir eso? Que parte de diferentes fuentes y escuelas de pensamiento, tomando de ellas lo que considera más adecuado para crear algo propio. Esta ha sido siempre su esencia, aunque no resultaba tan evidente en sus comienzos.

En sus orígenes, la wicca era considerada una religión de coven y mistérica, es decir, estaba pensada para ser llevada a cabo en grupo y sus prácticas eran secretas, por lo que no podían ser transmitidas a los no iniciados. Esto se debe a que una de las fuentes esenciales de la wicca es la magia ritual, que presentaba desde el siglo anterior complejos sistemas de iniciaciones y rangos. Desde la Teosofía de Blavatksy hasta la Sociedad de la Luz Interior de Dion Fortune, y pasando por la Golden Dawn y la Ordo Templis Orientis (que contó con figuras tan mediáticas como Aleister Crowley),  las órdenes mágicas del siglo XIX y comienzos del XX dejaron una profunda huella en el modo en el que los primeros wiccanos consideran que debían entender la magia y el ritual.

A esta corriente firmemente establecida de prácticas se le añade la teoría de la herencia religiosa, pasada de generación en generación desde las brujas ancestrales (introducida por Margaret Murray), y con ello surge el concepto de coven, que sería un grupo de personas que se reúnen tanto por motivos religiosos como mágicos. Todas las primeras corrientes de la wicca se basan en este concepto, y cuentan con sus sacerdotisas o sacerdotes que dirigen los rituales, aunque sean cargos más puntuales o rotativos que permanentes.

No obstante, la importancia del coven ha ido desapareciendo con el tiempo, o más bien el peso de la magia ceremonial se ha ido diluyendo, y ha surgido la realidad de que, aunque globalmente hay bastantes wiccanas, es bastante común que no tengas cerca a las suficiente como para poder vivir tu religión en grupo.

coven o wicca ecléctica

¿Es necesario entonces un coven para practicar la wicca?  Yo creo firmemente que no. La wicca, como cualquier otra expresión religiosa, se basa en unas creencias y, si estás viviendo acorde a ellas, considero que tienes todo el derecho a considerarte wiccana. Igual que infinidad de personas se consideran cristianas sin llevar a cabo nunca ningún rito religioso concreto, por ejemplo.

Aunque antes lo fuera, la wicca ya no es una tradición mistérica, o no debería serlo. No necesitas encontrar a nadie que te inicie ni hay poderosos secretos que te deben ser revelados. De hecho si alguien me hablase o me hiciese propuestas en ese sentido me resultaría como mínimo sospechoso. Puedes leer mucho o poco sobre wicca, puedes practicar mucho o poco. Puedes haber leído a todos los autores de los años cincuenta o a ninguno. Si decides sentirte wicca y seguir unos valores esenciales, para mí al menos eres wicca. Eso es lo que significa que la wicca es ecléctica: no sólo que está hecha de diferentes cosas, sino que, dentro de ese marco común,  cada una decide qué es lo adecuado para su práctica.

Deja un comentario