Una brevísima historia de la wicca

I. Los orígenes y la primera expansión

By Source, Fair use, Link

By Source, Fair use, Link

En 1921, la hasta entonces respetada egiptóloga Margaret Murray escribe el libro El culto de las brujas en Europa Occidental, en el que sin apenas base ninguna mantiene más o menos que las brujas medievales se han mantenido ocultas hasta nuestros días, pasando su sabiduría y creencias de madres a hijas y en una línea ininterrumpida de traducción. Años después, este libro dará pie a que Gerald Gardner forme el primer coven wicca, proclamándose heredero de esta tradición ancestral.

En esta primera etapa la wicca toma prestados infinidad de elementos propios de la magia ritual y las órdenes mágicas de principios del siglo XX, tales como el secretismo, la iniciación, los grados y las herramientas mágicas, aunque introduce elementos propios, como la importancia de la diosa (influida por los escritos de Robert Graves y sir James George Frazer), entre otros). Serán figuras esenciales en estos primeros tiempos Doreen Valiente, y Raymond y Rosemary Buckland, que junto a otros comenzarán a dar forma a un entramado de corrientes y enfoques de la wicca, que darán el salto a Estados Unidos.

II. La wicca y el feminismoStarhawk

En los años 70 y sobre todo en Estados Unidos, la wicca se entrelaza con los movimientos feministas, destacando el papel de la diosa y lo femenino (frente a la dualidad femenino/masculino de las corrientes anteriores). Surge así la wicca diánica, con la figura esencial de Zsuzsanna Budapest; y más adelante el movimiento Reclaiming, fundado por Starhawk, que va más allá de los límites impuestos por la herencia de la magia ritual, e incorpora elementos de otras corrientes neopaganas. Esto llevará a una transformación de los valores esenciales, poniendo un mayor peso en la relación con la naturaleza y el equilibrio con la comunidad.

III. De los coven a la wicca solitaria

A partir de los 80, la wicca ya ha tenido una amplia difusión mediante distintos tipos de publicaciones, y finalmente se rompe la tendencia que seguía manteniendo que la wicca era una corriente heredada y secreta. Algunos autores consideran que el modelo de grupo cerrado e iniciación está totalmente superado, y la wicca no sólo se hace más clara y didáctica, sino que se acepta que es algo que puede practicarse de forma individual, sin necesidad de otra ayuda que un buen libro y las ideas claras.

paganavebury

Fotografía por http://www.shahmai.org/

Probablemente una de las figuras más esenciales para esta consolidación, ya en los 90, será Scott Cunningham, que escribió multitud de textos enormemente didácticos. En paralelo, hay que señalar la figura de Silver Ravenwolf, que escribirá novelas y obras enfocadas a un público adolescente, con un sentido más bien comercial. Esto permitirá que la wicca pase a formar parte de la cultural popular, emborronando los límites y dificultando a veces el encontrar fuentes de calidad sobre historia y prácticas wicca.

IV. Hoy en día

En la actualidad la wicca es una religión oficial en muchos países, incluidos Gran Bretaña, Estados Unidos y también España, y probablemente cuenta con algunos millones de practicantes, aunque difícilmente se podría considerar un culto unitario.

Al mismo tiempo, aunque está claro que los supuestos orígenes místicos y ancestrales y su concepto de religión hereditaria son insostenibles históricamente, hay gran cantidad de wiccanos que prefieren ignorar esos elementos, y considerar que su religión hunde sus raíces en una tradición de siglos si no milenios. Ni más ni menos que cualquier otra religión.

Y hasta aquí este brevísimo resumen.

En próximas entradas intentaré por un lado profundizar en las Tradiciones de la Wicca y sus características, y por otro en la importancia de ser una religión creada frente a una revelada.

Deja un comentario