Una introducción a la adivinación y sus herramientas

El propio concepto de “adivinar el futuro” me resulta problemático, porque implica que sólo hay una opción posible, un destino cerrado, cuando la realidad es que cada pequeña acción altera todos los posibles caminos futuros. Con lo cual tengo que empezar diciendo que no es posible adivinar el futuro, porque el futuro no está definido.

No obstante, hay personas con intuición. Personas capaces de entender lo que está sucediendo en una situación social casi sin claves, o de prever el resultado de algo sin tener realmente los datos para hacer una análisis. Aún así a eso yo seguiré llamándolo intuición y, en mi experiencia, o se tiene o no se tiene.

¿Por qué entonces “herramientas de adivinación”? ¿A qué me refiero con ese término? En el Templo de Apolo en Delfos, el más importante centro de peregrinación en busca de adivinaciones del mundo antiguo, había inscrita una frase:

Conócete a ti mismo

La esencia de la adivinación en la wicca es la misma. No se realizan adivinaciones para ver el futuro, porque eso es imposible. La adivinación es en primer lugar una herramienta de autoconocimiento y, partiendo de eso, un instrumento para tratar de entender cuál es la acción más adecuada ante una decisión compleja o importante que debamos afrontar. Así, una wiccana emplea la adivinación no para consultar el destino, sino para ver en su interior, conectar con todo lo que sabe apelando a su subconsciente (o su energía, según prefieras entenderlo),  y así poder decidir qué es lo más correcto.

¿Funciona? Como mínimo, funciona en la misma medida que pararte a pensar sobre lo que debes hacer, que ya es más de lo que hacen muchas personas.

Posibles herramientas de adivinación

La herramienta más habitual, sencilla de conseguir en casi cualquier parte y relativamente fácil de manejar, es el tarot, en cualquiera de sus veriones. Si no te convence o sientes que un tarot no encaja con tu visión de la wicca, puedes emplear runas, palillos o monedas del I-Ching o cualquier otro método tradicional siempre y cuando funcione combinando elementos con significados distintos para crear una respuesta. Algo que simplemente diga “si” o “no” no es una herramienta de adivinación, es un juego de azar. Si no te ha quedado claro lo de la “combinación de elementos con significado”, no te preocupes, se explicará cuando hablemos del tarot.

¿Y si no quiero usar ninguna herramienta de adivinación?

Trabajar sin herramientas siempre es posible. Pero al principio todo resultará más largo o más complicado. Así que ya sabes, si no daña a nadie, haz lo que quieras. Pero asegúrate de que lo que sucede no es que tienes miedo a mirar en tu interior o a afrontar la realidad.

Una bruja que no se comprende a sí misma no puede comprender el mundo.

Las runas son una herramienta de adivinación con un toque más pagano

Las runas son una herramienta de adivinación con un toque más pagano

Deja un comentario